La enfermedad coronaria en mujeres

La enfermedad coronaria es la principal causa de muerte entre las mujeres en los Estados Unidos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Aunque hay muchas mujeres en riesgo, especialmente aquellas que ya pasaron la menopausia, pocas reconocen los factores de riesgo o toman medidas para reducirlos. Si no se trata, la enfermedad coronaria puede producir un ataque cardíaco e insuficiencia cardíaca.

Síntomas de un posible ataque cardíaco en mujeres

El síntoma más común de un ataque cardíaco en mujeres es cierto tipo de dolor, presión o malestar en el pecho. Sin embargo, algunas mujeres pueden sufrir un ataque cardíaco sin dolor en el pecho y las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de tener síntomas no relacionados con dolores en el pecho. Estos pueden incluir:

  • Dolor o malestar en el cuello, la mandíbula, el hombro, la parte baja de la espalda o el abdomen
  • Dificultad para respirar
  • Dolor en uno o ambos brazos
  • Náuseas o vómitos
  • Aturdimiento o mareos

Si experimenta signos de un posible ataque cardíaco, llame al 9-1-1 de inmediato.

Más información sobre el centro para dolores en el pecho de NNMC

Factores de riesgo de enfermedad cardíaca en mujeres

Numerosas afecciones y elecciones de estilo de vida son factores de riesgo de enfermedad cardíaca en mujeres, lo que incluye:

  • Colesterol alto
  • Hipertensión
  • Diabetes y obesidad
  • Estrés mental y depresión
  • Tabaquismo y consumo excesivo de alcohol

Consejos para un corazón saludable

Hay muchas cosas que las mujeres pueden hacer para reducir su riesgo de desarrollar una enfermedad coronaria. Algunos consejos generales incluyen:

  • Dejar de fumar
  • Seguir una dieta saludable
  • Mantener un peso corporal cercano al ideal, siempre que sea posible
  • Hacer ejercicio con regularidad. La American Heart Association recomienda realizar 20 minutos de ejercicio, tres veces por semana, con períodos de calentamiento y enfriamiento
  • Hacerse los exámenes y recibir tratamiento para la hipertensión, la diabetes o el colesterol alto