Osteoporosis: el ladrón silencioso

Aunque muchas de las mujeres estadounidenses que en la siguiente década cumplirán cincuenta años puedan creer que están bien informadas sobre las enfermedades más comunes, como por ejemplo el cáncer de mama, existe una enfermedad que se ha denominado "el ladrón silencioso" y que puede estar acechándolas. A diferencia del cáncer de mama, la osteoporosis, una enfermedad que reduce la densidad ósea y que afecta a 28 millones de estadounidenses, de los cuales 29,000 son de Nevada (80 por ciento de los afectados son mujeres), se puede prevenir.

La osteoporosis está adquiriendo mayor notoriedad como una amenaza para la salud pública precisamente porque las mujeres tienen una expectativa de vida mayor a la de cualquier época. Tener huesos fuertes puede ser la clave para vivir una vida activa e independiente después de los 50, en lugar de pasar las décadas restantes lisiada por la cifosis (curvatura de la espina dorsal) o por una debilitante cadera fracturada que puede generar dependencia e incluso acelerar la muerte.

La ventaja de este asunto es que la osteoporosis se puede prevenir y tratar. La clave reside en hacer el diagnóstico a tiempo, antes de que la pérdida de densidad ósea sea grave. Aproximadamente un 77 por ciento de los estadounidenses que tienen baja densidad ósea nunca han recibido diagnóstico alguno ni están en tratamiento. Son candidatos a sufrir una de las 1.5 millones de fracturas de cadera, columna vertebral o demás huesos que se producen anualmente en los EE. UU.

Los huesos no son como una varilla o una piedra

¿Por qué es tan importante el tratamiento? Al contrario de lo que se suele asumir, los huesos no son estructuras sin vida. Al igual que otros tejidos del cuerpo, los huesos cambian continuamente. Los huesos se renuevan constantemente a través de un proceso llamado remodelado mediante el que un hueso viejo es eliminado y reemplazado por uno nuevo. El ciclo ocurre en huesos exteriores e interiores.

El remodelado es distinto en los jóvenes que en los adultos mayores. Después de que los adolescentes dejan de crecer y hasta los 30 años de edad, el hueso crece a una velocidad más rápida de la que se elimina, por eso los huesos crecen en tamaño y densidad. A los 30, se alcanza el pico máximo de masa ósea y puede conservarse hasta la menopausia en el caso de las mujeres, o puede comenzar a reducirse alrededor del uno por ciento por año.

Todos sufren de pérdida ósea con la edad, pero la osteoporosis y sus fracturas no son una parte normal del envejecimiento. La detección y el tratamiento hacen que las mujeres puedan envejecer con los huesos más fuertes posibles.

El lado feo del aspecto de súpermodelo

Se pueden sembrar semillas para la osteoporosis durante la juventud si no se genera suficiente hueso durante los años de desarrollo. En una sociedad que idealiza la ultra delgadez y el estilo de vida competitivo y vertiginoso, las mujeres jóvenes pueden ser particularmente vulnerables a los siguientes factores de riesgo que contribuyen con la aceleración de la pérdida ósea:

  • Anorexia
  • Bulimia
  • Entrenamiento deportivo a largo plazo
  • Ausencia anormal de períodos de menstruación (amenorrea)
  • Fumar cigarrillos
  • Consumo excesivo de alcohol
  • Uso de determinadas drogas, incluidos los esteroides
  • Una mala dieta, especialmente con bajo contenido de calcio

Otros factores de riesgo que pueden afectar a casi todas las personas:

  • Ser mujer
  • Una contextura pequeña y delgada
  • Menopausia temprana en mujeres
  • Edad avanzada
  • Un historial familiar de osteoporosis
  • Uso de anticonvulsivos, exceso de hormonas tiroideas, ciertos tratamientos contra el cáncer
  • Bajos niveles de testosterona en los hombres
  • Estilo de vida sedentario

¿Qué debe hacer una mujer?

La National Osteoporosis Foundation afirma que el costo por fracturas de EE. UU. es de $10 a $18 mil millones al año. Al comprender mejor las consecuencias de la osteoporosis, muchos médicos comenzaron a seguir las recomendaciones de los Institutos Nacionales de la Salud en cuanto a la ingesta de calcio:

  • Bebés desde el nacimiento hasta 1 año: 400-600 mg
  • Niños entre 1 y 5 años: 800 mg
  • Niños entre 6 y 10 años: 800-1,200 mg
  • Jóvenes entre 11 y 24 años y embarazadas y lactantes: 1,200-1,500 mg
  • Mujeres entre 25 y 65 años: 1,000 mg
  • Mujeres entre 25 y 49 años y entre 50 y 64 años que tomen estrógeno: 1,000 mg
  • Mujeres entre 51 y 65 años que no toman estrógeno y todos los mayores de 65 años: 1,500 mg

Las fuentes de calcio son diversas. "Como regla de oro, una porción de una fuente de calcio como una taza de leche, una taza de yogurt y una onza y media de queso aporta alrededor de 300 a 400 miligramos de calcio", dice Dennis Brown, MD, que junto a John Deweerd, MD, es el codirector médico del Centro de Osteoporosis Vista del Northern Nevada Medical Center. "Además, una buena dieta en general puede aportar alrededor de 300 miligramos de calcio de otras fuentes", agregó.

No obstante, según una encuesta, el consumo diario promedio de calcio proveniente de alimentos de los estadounidenses es menor a 800 miligramos.**

"Lo básico para la prevención para todas las personas, sin importar la edad o si están atravesando la menopausia, es hacer ejercicios con peso con regularidad, e ingerir la cantidad adecuada de calcio y vitamina D", dijo el Dr. Brown. No todo el calcio es igual. La absorción de los suplementos de calcio no es tan completa como el proveniente de los alimentos, por eso nada reemplaza realmente el calcio de origen alimentario. Pero en realidad, muchas personas que consumen menos cantidad que la dieta ideal deben tomar suplementos de calcio para ingerir suficiente calcio para prevenir la pérdida ósea temprana.

Se recomiendan suplementos de vitamina D de 1,200 IU para mujeres antes de la menopausia y de 1,500 para después de la menopausia. Siga estas pautas para maximizar el uso de suplementos:

  • Tome el calcio con los alimentos.
  • El carbonato de calcio se absorbe con mayor eficiencia que el citrato de calcio, el gluconato de calcio, el lactato de calcio o el fosfato de calcio.
  • Tenga presente que los suplementos varían su cantidad de calcio por pastilla: Caltrate 600 tiene 600 miligramos, Tums 500 tiene 500 mg, y Citracal tiene 200 mg, por eso se deben tomar dos o más pastillas para alcanzar la dosis adecuada.
  • No supere la dosis: la ingesta de calcio diaria superior a los 1,500 mg puede provocar problemas gastrointestinales e interferir con la absorción de otros minerales y drogas como fluoruro, hierro, zinc y algunos bloqueadores beta.
  • La vitamina D se absorbe mejor cuando se encuentra en un suplemento de múltiples vitaminas en lugar de un suplemento individual.

¿Debo someterme al examen?

Un examen de densidad ósea es la única forma de diagnosticar la osteoporosis antes de que ocurra una fractura. El examen es rápido, indoloro y utiliza un tipo seguro de rayos x de baja dosis que ni siquiera necesita el uso de protección. Es la única forma confiable de predecir posibilidades futuras de fractura.

Los médicos que son médicos de atención primaria para mujeres, médicos de familia, internistas y ginecólogos, están comenzando a recomendar un examen de densidad ósea para mujeres que están pensando comenzar una terapia de reemplazo de estrógeno de largo plazo. Otros factores de riesgo y el uso a largo plazo de algunos medicamentos para enfermedades como asma, artritis, lupus o la enfermedad de Crohn también pueden hacer que sea necesario un examen temprano.

A medida que la información sobre osteoporosis y los exámenes de densidad ósea se hace más visible, las mujeres mayores que creen que pueden estar en riesgo a causa de años de dietas y una mala nutrición también comenzaron a hablar sobre la osteoporosis con sus médicos.

Tratamiento: distintas opciones

"El tratamiento preventivo a través de una dieta adecuada y ejercicio es ideal para las mujeres antes de la menopausia", dijo el Dr. Deweerd. "Después de la menopausia, el estrógeno es el tratamiento principal". El estrógeno está disponible en una variedad de fórmulas de pastillas y parches.

En el caso de mujeres que no pueden tomar estrógeno, distintos medicamentos, incluidas pastillas y spray nasal, han demostrado ser efectivos a la hora de detener el progreso de la osteoporosis. Sin importar el medicamento elegido, es muy importante que las mujeres continúen tomando sus medicamentos.

"Estudios muestran que alrededor del 60 por ciento de las mujeres que toman estrógeno terminan dejando la medicación", dijo el Dr. Brown. Se ha demostrado que el estrógeno previene la osteoporosis y las enfermedades cardíacas, y posiblemente la enfermedad de Alzheimer, pero otros estudios también muestran que el medicamento aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama.

"Las mujeres deben tener en cuenta su historial de salud familiar y personal y consultar con su médico", dijo el Dr. Brown. Es importante que las mujeres tomen la responsabilidad sobre su propia salud. Cuanto más sepa, tendrá más oportunidades de vivir una vida larga e independiente.

El Centro de Diagnóstico Vista del Northern Nevada ofrece servicios de exámenes de densidad ósea. Para obtener más información sobre los exámenes de densidad ósea, llame al 775-356-1212.