Procedimiento innovador ayuda a aliviar 20 años de dolor

Dr. Ali Nairizi, MD, y Linda Luster
 

Linda Luster ha vivido con un dolor que la debilita desde 1997. En ese momento, una tormenta de nieve azotó Golden Valley y ella no pudo salir de su hogar por dos días. Cuando finalmente pudo salir de su casa, la nieve le llegaba a la cintura.

Concentrada en quitar la nieve, Luster no se dio cuenta de que sus pies se estaban congelando. "Tenía botas, pero igual sucedió", dice. Después de entrar a su casa tras quitar la nieve, Luster sentía un dolor constante y extremo. "Mis pies estaban congelados y me dolían absolutamente todo el día, todos los días. No podía dormir por más de 45 minutos. Parecía que caminaba sobre vidrios rotos y a penas podía ir al baño", dice Luster.

Los médicos hicieron radiografías y varias pruebas para determinar que Luster tenía un daño nervioso irreversible, o neuralgia/neuropatía periférica bilateral debido a la exposición al frío extremo. "No había nada que alivie el dolor y pasé a tener una discapacidad porque no podía quedarme parada por mucho tiempo", comenta Luster.

A principio de este año, Luster conoció a Ali Nairizi, MD, un anestesista certificado por la junta y especialista en dolor en Nevada Advanced Pain Specialists. Dr. Nairizi recomendó a Luster hacer un tratamiento de prueba de estimulación de los ganglios de las raíces dorsales (DRG) para estimular la raíz nerviosa bilateral L5. En la estimulación DRG, se implanta debajo de la piel un pequeño generador de pulso con cuatro conductores. Estos conductores se conectan a las áreas dolorosas del cuerpo. El paciente puede controlar la activación de pequeños impulsos eléctricos que van al área afectada. Esto puede bloquear el estímulo de dolor y producir un alivio efectivo del dolor sin usar medicamentos. La prueba de Luster con el dispositivo fue satisfactoria y, en mayo, el Dr. Nairizi llevó a cabo un procedimiento ambulatorio para implantar el dispositivo de manera permanente.

El procedimiento de Luster fue satisfactorio y ella quedó feliz con la experiencia. "Dr. Nairizi fue maravilloso y el personal de Northern Nevada Medical Center fue fabuloso", dice. "Son unos ángeles. Se mantuvieron en contacto conmigo para ver cómo estaba después de irme a casa y todos firmaron una tarjeta deseándome que mejore. El médico me recomendó NNMC y me alegra mucho que lo haya hecho".

Hoy, Luster puede quedarse de pie por más tiempo y comenzó a recuperar su vida normal. El Dr. Nairizi le dijo que la recuperación completa llevaría hasta un año, pero ella nota que mejora día a día. "Mis pies ya no están fríos y es muy bueno tener algo de alivio. Ahora veo la luz al final del túnel gracias al Dr. Nairizi y NNMC", dice.

Obtenga más información acerca del Centro para el Alivio del Dolor de NNMC >