Más ayuda para ganar la batalla contra la obesidad

Viernes, 30 de diciembre de 2016
mujer en tienda de comestibles

Según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, más de 78 millones de estadounidenses son obesos. Además de causar un bajo nivel de energía, cambios degenerativos en las articulaciones y problemas de sueño, a la obesidad se la ha vinculado con la enfermedad coronaria, la hipertensión, la diabetes y los accidentes cerebrovasculares. No todos los pacientes son candidatos ni desean someterse a una cirugía bariátrica, como la manga gástrica, ni tomar medicamentos para perder peso. Para estos pacientes, hay una opción aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA): el balón intragástrico Orbera™.

Un dispositivo temporal más asesoramiento sobre su estilo de vida

En el procedimiento Orbera, se coloca provisoriamente un balón de silicona blanda en el estómago para aplacar el hambre y alentar el control de porciones al comer. "Los pacientes se sienten satisfechos antes, de modo que consumen menos calorías", dice Kent Sasse, MD, MPH, FACS, FACRS, un cirujano bariátrico. El entrenamiento comienza de inmediato con un equipo de médicos, terapeutas y un nutricionista que monitorea el progreso del paciente. "Esto ayuda a los pacientes a desarrollar hábitos saludables y sostenibles, que pueden evitar que el paciente engorde con el paso del tiempo", dice el Dr. Sasse.

El Dr. Sasse enfatiza en lo fácil que es esta nueva opción para perder peso. "El balón es extraíble, y el procedimiento es reversible y suele ser ambulatorio", dice. "Quienes son candidatos para Orbera tienen un sobrepeso de entre 20 y 50 libras, un índice de masa corporal (IMC) de entre 28 y 35, y no han logrado perder peso por sí solos a través de dieta y/o ejercicio".

Un vistazo paso a paso del procedimiento Orbera

  1. El balón intragástrico Orbera se coloca desinflado dentro del estómago, con un endoscopio, en aproximadamente 30 minutos bajo una sedación leve.
  2. El balón se infla con una solución salina estéril para crear la sensación de llenura.
  3. Se inicia un programa de entrenamiento de 12 meses, el cual incluye asesoramiento en materia de nutrición, acondicionamiento físico y atención psicológica.
  4. A los seis meses, el balón se desinfla y se retira de la misma forma en la que se colocó, a través de un procedimiento no quirúrgico con un sedante leve.

Para buscar un médico, llame a la línea gratuita de referidos médicos de Northern NNMC al 775-356-6662.